Tal como se presagiaba, Vélez y Racing brindaron un gran espectáculo en el José Amalfitani, a pesar de que fue la visita la que se terminó yendo con una sonrisa. Es que luego de ir perdiendo 2-0, los dirigidos por Eduardo Coudet se despertaron en el complemento y pudieron llevarse un agónico 2-2. Con un período para cada uno y el show de goles, ambos aún siguen con un déficit en este inicio de la Superliga, ya que no pudieron ganar.

Quien estuvo mejor parado en la etapa inicial fue el dueño de casa. Prácticamente que se llevó por delante a un Racing que mostraba más desatenciones que otra cosa. De hecho los dos tantos que hizo el Fortín en los 45 minutos iniciales se iniciaron de dos marcados errores de futbolistas de la visita. Primero, tras una pelota perdida por Jonathan Cristaldo y una serie de toqueteos posteriores, Nicolás Domínguez eliminó a su marca dentro del área y con un preciso zurdazo venció la resistencia del arquero Gabriel Arias, quien sigue sin encontrar su mejor versión luego de una pobre Copa América.

A los 42, poco antes del descanso, llegó el segundo golpe inesperado del elenco de Liniers. El 2-0 se produjo luego de que el chileno Marcelo Díaz fallara un pase clave y tras la recuperación del mismo Domínguez y un posterior centro por bajo de Agustín Bouzat, Maximiliano Romero en el área chica marcó una nueva conquista, tras una floja respuesta de Leonardo Sigali, con poca convicción en el cierre de la acción.

En el complemento, el juego de roles se invirtió. Con amor propio y mucho más fútbol que en la etapa inicial, los de Coudet se "despertaron" y comenzó la remontada. Primero, con buenas conexiones de mitad de cancha hacia adelante y luego con efectividad bajo los tres palos, lo terminó empatando. Nery Domínguez, a los 12, aprovechó la buena ejecución de una pelota parada y tras una serie de rebotes corrigió el envió para el descuento. Esto llenó de energías a La Academia y de dudas e incertidumbre a Vélez. Posterior a una tremenda doble tapada de Hoyos, quien no lo perdonó fue Iván Pillud. En una de sus tantas arremetidas, el lateral por la derecha ingresó al área y definió como si fuese el mejor de los delanteros para, a los 43, poner cifras definitivas y un merecido empate que para Racing terminó siendo un verdadero premio al mérito y para Vélez, un castigo a la "relajación".

Comentarios

Ver más productos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

Ver más productos