El sur le cae bien al Tiburón... Es que no sólo logró el ascenso y regreso a la Superliga en el estadio de Arsenal, sino que también venció en dos de sus tres triunfos en el inicio de la competencia y se anima a soñar en grande. En esta oportunidad, con un gran segundo tiempo, Aldosivi se impuso por 2-0 a un deslucido Estudiantes, que terminó con mucha bronca con el árbitro Hernán Mastrángelo.

Muy flojo primer tiempo (Fotobaires).

Luego de un primer tiempo en que no pasó absolutamente nada, en el complemento se vieron las grandes emociones. Primero porque en una contra, el Negro Chávez asistió a un Matías Pisano que, ante la salida de Mariano Andújar definió de manera brillante al segundo palo.

Así lo celebró Pisano (Fotobaires).

Y cuando el Pincha iba en busca del empate, Pisano entró al área en velocidad, Andújar lo tocó y el árbitro, correctamente, sancionó la pena máxima. Chávez, una de las grandes figuras que tuvo el partido, cambió por gol y decretó el tercer triunfo para los marplatenses en cinco encuentros disputados.

Con alma y vida lo gritó el Negro Chávez (Fotobaires).