No lo descarten. Independiente reclama a los gritos que lo tengan en cuenta y hace bien en hacerlo. Ahora que lucha en un solo frente, le empezó a tomar cariño a la Superliga. Y así llegó a sumar el cuarto triunfo sobre cinco partidos desde que la Libertadores quedó en el olvido. El Rojo se puso al día (el partido correspondía a la primera fecha suspendida por su presencia en Japón para disputar la Suruga) y con un concluyente 4-0 sobre San Martín de Tucumán, se colocó a siete puntos de Racing y avisó que está decidido a dar lucha por un título que le es esquivo hace 16 años. 

Los dos equipos llegaban necesitados de un buen resultado por diferentes realidades: Independiente, para instalarse en el pelotón de arriba y tratar de descontarle unidades al líder, mientras San Martín lo hacía para continuar con su levantada y seguir acumulando centésimas para soñar con la permanencia.  En ese contexto, en el primer tiempo se dio el desarrollo que se presagiaba con el local con la tenencia de la pelota, buscando el protagonismo ante un rival preparado para meter alguna estocada. Allí la balanza se inclinó a favor del más ambicioso, el equipo de Holan, que tuvo buen juego por momentos, generando interesantes sociedades. Gaibor mostró que está levantando en cada jornada y fue lo mejor de la etapa recostándose sobre el costado derecho para iniciar los mejores momentos futbolísticos. No obstante ello, la apertura llegó desde el otro andarivel, cuando a los 26 minutos, al cabo de una gran maniobra colectiva, Hernández aprovechó un centro de Gigliotti y con toque corto marcó la apertura para el Rojo. La tónica del encuentro no varió demasiado ya que Independiente pudo haber aumentado con un remate de Gaibor que tapó Carranza o un disparo en el área chica de Gigliotti, aunque el Ciruja dispuso de una buena chance, mediante un tiro libre de Costa, que encontró una gran respuesta de Campaña.

Contundencia pura

El complemento no varió demasiado. San Martín preocupó en los primeros minutos pero de a poco Independiente se fue reacomodando, llevando nuevamente el control del juego y llegando, en el último cuarto a una goleada impensada. Si bien el triunfo era merecido, nada hacía presagiar que terminaría siendo por cifras categóricas. Pero Gaibor cambió por gol un penal de Carranza a Figal, Braian Romero se reencontró con la red y cuando se cerraba el juego, Gigliotti encontró el premio a su inclaudicable búsqueda poniendo cifras definitivas al marcador.

El festejo del Tucu Hernández (Fotobaires).
Carranza ya golpeó a Figal, penal para Independiente (Fotobaires).
Todos los abrazos son para Gaibor, autor del 2-0 (Télam).
 
 

Comentarios

Ver más productos

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para los fans de Star Wars en su día

Para los fans de Star Wars en su día

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Cómo ahorrar y ganar plata en medio de la crisis

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Tuvo leucemia a los 14, sobrevivió y escribió un libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Celebración virtual del Día Mundial del Libro

Homenaje a los trabajadores de la salud

Homenaje a los trabajadores de la salud

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Ver más productos