No la pasó bien. Sufrió más de la cuenta. No tuvo la tenencia ni las jugadas más claras del partido. Sin embargo, Gimnasia consiguió el triunfo contra Argentinos producto de haber capitalizado al máximo un regalo de Mauro Maidana, quien marcó en su propia puerta, y luego se cerró bien atrás sin pasar sobresaltos el resto del partido.

El que gana no siempre es el que lo merece. También la fortuna tiene que decir presente para poder conseguir el éxito. En esta oportunidad, en el Bosque platense, el que la tuvo de su lado fue el Lobo. Es que "desde el vestuario" comenzó a ganar el partido mediante un cabezazo de Víctor Ayala, que se desvió en el lateral por izquierda del Bicho y se le metió en el arco a un Lucas Chaves que nada pudo hacer para impedir la tempranera caída de su valla.

Desde ese instante, el Bicho de La Paternal se hizo dueño absoluto del partido, pero con la particularidad de que casi no pateó al arco para intentar igualar el cotejo. Machín cortó todo en el medio, pero ni Pisculichi, Junior Benítez ni el ingreso de Toledo en el complemento pudieron generarle fútbol para dejar en situaciones de peligro a un Bobadilla que padeció con los centrales Triperos. Otra mala noticia para el Bicho pasó por la lesión de Damián Batallini quien estaba en gran nivel, pero debió dejar el campo de juego promediando el primer tiempo.

El reestreno de Pedro Troglio como entrenador del elenco plantense no mostró la mejor versión ofensiva de su equipo, pero sí en la parte defensiva. Formando dos líneas de cuatro y apostando al contragolpe, Gimnasia fue un equipo muy duro, donde Guanini sobresalió al despejar -tanto de cabeza como por abajo- todos los intentos de ataque de los visitantes.

Sin profundidad

Alfredo Berti metió mano en el equipo y adelantó sus líneas. Dejó sólo a Machín en el medio, pero sus creadores no tuvieron su mejor tarde. Toque para un lado, toque para el otro, toque para atrás. Así fue como se desarrolló gran parte del complemento, ya que los de Capital Federal estuvieron lejos de tener profundidad en tres cuartos de cancha para adelante. Los "nuevos" Benítez y Toledo no tuvieron la profundidad que le daban el semestre pasado Nicolás González y Braian Romero hace seis meses. Es más, fueron pocas las pelotas productivas que protagonizaron ya que las imprecisiones reinaron en sus pies.

Conforme

Así es cómo se retiró Gimnasia del campo de juego. Si bien saben los jugadores que no dieron su mejor función, demostraron la solidez defensiva que se caracterizan los equipos de Troglio. Aún con cosas por mejorar, con los triunfos es más fácil poder trabajar y conseguir los resultados.

Maidana celebra el gol del Lobo (FotoBaires).