En un partido para el olvido, Andrés Cubas y Mauro Ortiz marcaron la diferencia. Es que el mediocampista de Talleres marcó la apertura en el marcador, mientras que el ingresado delantero sentenció el cotejo en el que los cordobeses se impusieron ante Gimnasia, en el Bosque, y obtuvieron su primer éxito en la Superliga.

A pesar de que el resultado marca dos goles de diferencia, la realidad es que hasta la conquista del ex Boca, todo era aburrimiento y parecía encaminado al 0-0.

Sin embargo, Cubas pudo vencer la paridad y marcar el primer gol de la T en la Superliga.

Desde ese instante, se "tranquilizó", comenzó a manejar los hilos del partido y lo pudo sentenciar con una brutal contra capitalizada por Ortiz, que infló al red ante la tibia salida de Alexis Martín Arias.

 

Comentarios