La motivación es un estado que activa y dirige a las personas hacia un determinado objetivo. Con suma frecuencia escuchamos que es importante tener un incentivo para buscar una meta.

La complicación se genera cuando no se perciben anhelos en lo inmediato, que fue lo que ocurrió este lunes: Atlético Rafaela y Morón jugaron solo para cumplir con el calendario y para "maquillar" una campaña irregular.

En ese contexto, el desarrollo transcurrió con un andar cansino y poco atractivo para el espectador imparcial, aunque el Gallito aprovechó mejor ese contexto cargado de desidia al imponerse por 1-0. 

En la etapa inicial, la visita mostró disciplina táctica y con eso le alcanzó para desnivelar a través de Gastón González.

A partir de ahí La Crema, con cierta vergüenza deportiva, adelantó las líneas y buscó el empate, generando algunas acciones de riesgo y mereciendo -al menos- el reparto de unidades, cometido que no logró y se despidió de su gente con otro nuevo cachetazo.

En contrapartida, Morón logró su segundo éxito en fila y llega entonado para vestirse de juez en la definición, ya que cerrará el torneo ante Los Andes, que lucha por permanecer en la categoría. 

Comentarios