Los equipos con grandes aspiraciones no sólo deben brindar garantías en cuestiones futbolísticas sino que además necesitan evidenciar fortaleza anímica. A lo largo de la temporada, Dock Sud mostró atributos vinculados al funcionamiento y en la jornada de ayer estaba obligado a exponer una reacción mental, considerando que se le escapó la chance de ascender de manera directa y ahora sueña con trepar a la B mediante el Reducido. Y cumplió su cometido, considerando que doblegó 2-1 a Berazategui y se instaló en la semifinal, instancia en la que se verá las caras ante Villa San Carlos. 

Desde el tramo inicial, el conjunto local tuvo mayor ambición. A lo largo del primer tiempo contó con las mejores acciones para convertir y recién a los 43 minutos pudo traducir esa superioridad en el marcador cuando Miranda Moreira doblegó la resistencia de Hernández.

Miranda Moreira siempre marca para el Docke (Aldo Vivaldi).

En el complemento, la tendencia no cambió demasiado, con el agregado de que el Docke estiró la cuenta antes de la media hora. A partir de ahí la historia quedó sellada, considerando que tenía ventaja deportiva sobre Bera, que estaba obligado a anotar tres tantos. En ese contexto, la visita, que ya había cumplido su objetivo de permanecer en la categoría, alcanzó el descuento en los pies de Ojeda y se retiró con la frente en alto.

Comentarios