Es lógico que a un futbolista no le guste ser reemplazado, pero Carlos Tevez y Lisandro López lo evidenciaron de sobremanera. Tanto el delantero como el defensor fueron titulares este martes frente a Santos en un duelo clave por la Copa Libertadores.

Pero el cuerpo técnico Xeneize sabe que tiene por delante un duelo trascendental frente a River el próximo domingo, por lo que era algo lógico que el entrenador decidiera no arriesgarlos durante todo el encuentro. Lo raro fue que las modificaciones llegaron recién en el último tramo del encuentro, y tanto al Apache como a Licha no les gustó salir.

A los 34 minutos del segundo tiempo Marcos Rojo ingresó por López y Franco Soldano hizo lo propio por Tevez. Miguel Ángel Russo ya había sido expulsado y Leandro Somoza se estaba haciendo cargo del equipo. Fue allí cuando se dieron dos momentos que dejaron mucha tela para cortar.

El zaguero central se sentó y pateó uno de los bancos en Vila Belmiro, acción que fue captada por las cámaras de la televisión internacional. Rápidamente se acercaron al defensor e intentaron calmar su malestar por la modificación. Sin embargo, él no fue el único que quedó disconforme con el cambio.

Al ver el cartel lumínico, Tevez abandonó el campo cabizbajo y con un notable malestar, no sólo por el juego del equipo, sino por el cambio en sí. Ya sentado en el banco, el capitán de Boca mostró en su rostro la bronca, sentado el banco de suplentes, mientras el equipo buscaba llegar al empate.

La mala racha

Russo atraviesa su peor racha de resultados como técnico de Boca. Consumada la caída en Brasil frente a Santos, el entrenador sumó su tercera derrota consecutiva por primera vez al mando del Xeneize en sus dos períodos. Previamente al duelo de este martes ante el Peixe, había caído 1 a 0 frente a Barcelona (Ecuador) y, por el mismo resultado, ante Patronato

Comentarios