A horas de que el 2018 llegue a su fin y con él uno de los peores a nivel deportivo de Boca puesto que perdió dos finales contra River (la Supercopa disputada en Mendoza y la Libertadores), y Gustavo Alfaro será presentado el miércoles como flamante entrenador para reemplazar a Guillermo Barros Schelotto, los dirigentes del club de la Ribera están en tratativas para incorporar lo más rápido posible para que el nuevo DT los tenga a disposición desde el inicio de la pretemporada. En ese sentido, pusieron los ojos en el mediocampista colombiano Jorman Campuzano, quien actúa en Atlético Nacional de Medellín.

El interés por este joven de 22 años es simple: ser el suplente de Wilmar Barrios -titular inamovible- o, en caso de que su coterráneo emigre (que es una gran posibilidad puesto que desde Europa le están siguiendo los pasos muy de cerca) ser su reemplazante natural debido a que en el actual plantel no hay otro "cinco de marca" con esas características.

Su historia

Nació en Tamalameque, un pueblo en el norte cerca del límite con Venezuela, el mediocampista realizó sus primeros pasos como jugador en Churta Millos, la entidad deportiva de su lugar. Luego, tuvo un pasó por las inferiores de Banfield, aunque volvió rápidamente a su pueblo. Con el correr de los años y su nivel en franco ascenso, arribó a Pereira donde debutó con sólo 18 años.

Campuzano llegó en enero pasado al club de Medellín luego de disputar tres temporadas en un nivel altísimo en Deportivo Pereira, un conjunto del ascenso colombiano. Casi desde el arranque, su estilo de juego marcó la diferencia al punto tal de que Jorge Almirón, por entonces entrenador del Verde, decidió darle la titularidad relegando a, por ejemplo, dos jugadores de peso como Raúl Loaiza y Diego Arias.

Ahora, puede estar a horas de pegar el gran salto de calidad en su historia y firmar con uno de los clubes más importantes del mundo. ¿El 2019 le traerá un nuevo destino y el primer refuerzo a Alfaro?

Comentarios