La curva de contagios bajó de forma sideral en el último tiempo y, a poco más de un mes para las elecciones, el Gobierno -en conjunto con la AFA- autorizó el regreso del público a las canchas. Esa noticia generó un alto impacto en los hinchas, pero no se cumplió con ningún protocolo estipulado. ¿Qué pasará? En Casa Rosada hubo mucho malestar, le apuntaron a Ciudad por la escasez de chequeos en el Superclásico y fueron contundentes: "El que no pueda garantizar los controles, jugará sin público".

El "50 por ciento de aforo" no se cumplió en River-Boca, pero tampoco se respetó en otros puntos del país: Racing-Estudiantes y Belgrano-Deportivo Riestra fueron algunos de los ejemplos en donde hubo más del 70 por ciento de público, por lo que se activó la alarma.

Según trascendió, la idea del Gobierno es instar formalmente a cada jurisdicción y a las instituciones para redoblar los controles en los accesos a las canchas y que refuercen los operativos con las policías locales para evitar desbordes, pero dejando en claro que la posibilidad de jugar con público está supeditada a que se cumplan con lo establecido.

En este contexto, habrá una reunión entre los ministros de Salud, Carla Vizzotti; de Seguridad, Aníbal Fernández y de Deportes y Turismo, Matías Lammens. Ellos le comunicarán a la entidad madre que en caso de no cumplir, habrá marcha atrás y severos castigos.

Comentarios