Nacido en 1942 en Santa Fe, pero cordobés por adopción, es el máximo ídolo en la historia de Vélez. De porte esbelto, glamoroso para el juego, era el número diez clásico, el enganche, el creativo, función que cada vez se disfruta menos por estos días. Y hoy, 1° de septiembre, cumple 78 años Daniel Alberto Willington.

Surgido en Talleres de Córdoba, donde ya daba muestras de su inusitado talento, el quiebre de su carrera se produjo en 1962 cuando arribó a Vélez. Y fue un amor a primera vista. En el club de Liniers, no sólo ratificó lo que venía haciendo sino que, además, se potenció.

Dueño de un patrimonio genético, Willington contaba con una batería de atributos envidiable: gol, panorama, una gambeta lujosa y pragmática, guapeza, una precisión quirúrgica para la asistencia y el pase corto y largo, y una pegada extraordinaria.

Completaba todas estas cualidades con un perfil humano en el cual resaltaban su tonada cordobesa, su carisma, su indolencia, su bohemia y su espíritu cultor de amistades. A su vez se le adjudicaba cierta displicencia en el aspecto físico, dado que no era muy dedicado a los entrenamientos, el cual lo acompañaría en toda su carrera profesional.

Elegante, talentoso, impredecible. Willington fue uno de los mejores de su época.

Pero todo esto quedab de lado cuando saltaba a la cancha. En Vélez maravilló hasta 1971 con sus actuaciones a propios y extraños. Se metió a sus fanáticos en el bolsillo con su personalidad magnética y su destreza para domesticar a la pelota.

Para quienes tuvieron la fortuna, verlo jugar era un deleite, un placer. Cada domingo asombraba con su destreza a la hora de manejar la pelota. Y fue una pieza clave de aquel primer título del Fortín en 1968. En este club jugó 211 compromisos y anotó 68 tantos, y fue el lugar en el que eligió retirarse del fútbol en 1978 tras su paso por Veracruz de México, Huracán, Instituto y Talleres.

Una anécdota que describe lo que era Willington como futbolista se dio en 1969 donde, jugando un amistoso con el Santos, erró un penal pero después hizo el gol del empate. Luego de este partido, Pelé dijo sobre El Daniel de los estadios: "Es el mejor jugador del mundo".

Tan grande es Willington en Vélez que hasta tiene su estatua.

Daniel Willington, un exquisito con la pelota:

Comentarios

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos