La misma simpleza con que descuelga un centro, achica un ángulo de remate o tapa un penal (es todo un especialista), tiene para expresarse ante Crónica del Ascenso. Daniel Monllor encaja perfectamente en el viejo axioma futbolístico que afirma que "para lograr algo importante, hay que tener un buen arquero". Su seguridad bajo los tres palos fue el punto de partida de cuatro ascensos en su carrera, tres de ellos con la camiseta de Nueva Chicago, y la última, reciente, con Sacachispas. Y es la misma con que empieza a contagiar a sus compañeros a soñar con el salto a Primera de Estudiantes de Buenos Aires después de cuatro décadas y media. El dueño de la segunda valla menos vencida del campeonato de Primera Nacional espera abrir bien grande una de sus manos o cantar Bingo. El equipo está bien perfilado y por ende, tiene fundamentos sobrados para creer que se puede, más allá de las dificultades que presenta el extenuante torneo.

-En las primeras cinco fechas el equipo no ganó, ¿cómo lograron el click?

-Más allá de tener un arranque que no fue el esperado, teníamos la tranquilidad y certeza de que en cualquier momento estaría ese quiebre. Porque en los partidos no habíamos sido superados; es más, creo que en la mayoría fuimos dominadores pero la ineficacia en ataque y algunos desacoples en defensa nos llevaron a no cosechar victorias en los primeros cinco partidos. Pero era ajustar un poco en lo defensivo porque ofensivamente todavía nos está faltando concretar lo que generamos. Hemos tenido muchas oportunidades en todos los encuentros y si hubiéramos facturado un poquito más, estaríamos mucho más arriba. Era trabajo, paciencia y saber que estábamos yendo por el camino correcto.

-¿Cómo hicieron para manejar con tranquilidad un momento adverso que en otros clubes llegó a devorarse a un cuerpo técnico?

-Hubo convencimiento de todas las partes que forman esto: dirigencia, cuerpo técnico, jugadores y la gente que nos acompaña. Sabíamos que estábamos haciendo las cosas bien y que acumulábamos los méritos. Era como golpear la pared hasta pasarla y empezar a conseguir los objetivos que nos planteamos a principio de torneo. Además, Estudiantes es un club ordenado, que te dá ese margen de tranquilidad para trabajar. No se vive con el exitismo de otros clubes o del futbol argentino en general. La dirigencia contrató a éste cuerpo técnico con una idea de trabajo a largo plazo. Además hizo un esfuerzo para armar el plantel. Sabíamos que tarde o temprano esto iba a funcionar. El equipo se encuentra bien, sólido. Cuando venís hilvanando victorias, generás confianza. Estamos en una posición expectante. Esperamos seguir en crecimiento.

-¿Qué impacta más: que lleven 10 puntos sobre 12 o que de los últimos diez partidos hayan perdido solo uno?

-Eso lo hablamos bastante en el grupo. Metimos dos rachas de 10 de 12. Es muy alto ese rango de puntos; te satisface y te hace ir por más. Incluso en mi posición veo que soy uno de los arcos menos vencidos. Después de Belgrano que tiene 9 venimos nosotros con 10. De las 15 fechas terminamos con el arco en cero en 9, que es un porcentaje altísimo. Por eso hay que seguir acrecentando las virtudes y puliendo las cosas que hay que pulir para crecer como grupo y como equipo.

-Por lo que contaste les faltó serenidad para concretar más...

-Y... tuvimos un partido con Deportivo Madryn donde habremos metido cinco tiros en los palos, generamos muchísimo y salimos 0 a 0. Con Temperley nos pasó lo mismo. El fin de semana pasado, con Maipú, tuvimos cuatro claras en el primer tiempo y metimos solo una. Si hubiéramos tenido efectividad, no hubiésemos sufrido como lo hicimos en el segundo tiempo.  

-A ustedes se les fue un partido con Belgrano que estaban ganando hasta el descuento; hoy lo podrían tener a solo cuatro puntos…

-Claro, mismo si hubiéramos empatado. Además están los puntos que perdimos en el camino. Yo tuve un partido con Morón, Deportivo Madryn y Temperley, donde prácticamente no me patearon y nosotros generamos muchísimo. Y de esos 12 puntos, contando el de Belgrano, sacamos solo seis cuando merecimos conseguir todos.

-¿Piensan en el campeonato o en el Reducido?

-Cuando arranca el campeonato y vés lo que tenés, te ilusionás. Pero en el transcurso del año mirás como se va dando todo. Es un torneo muy difícil. Son muchas fechas, hay grandísimos equipos y muy buenos planteles. Y nosotros estamos ahí. Estamos donde queremos estar, entre las posiciones expectantes dentro de Reducido. Obviamente que hoy nos encontramos ahí, en buena racha, con el equipo en crecimiento y aspirando a estar lo más arriba posible. .

-Sabiendo que todos van a tener vaivenes por lo que es el torneo, ¿te pusiste a fantasear con la idea de pelear el primer ascenso?

-Yo soy un tipo muy positivo, siempre aspiro a lo máximo; trato de transmitirlo e ilusionarme con eso. Arrancar un torneo pensando en no pelear nada es muy insulso, no me gusta. El club hace tiempo viene haciendo las cosas bien y tranquilamente puede pegar el zarpazo. Más allá de que no tenemos grandes nombres, hay un enorme grupo. Obviamente no dejo de ilusionarme. Vamos a tener recaídas. Así como hoy tenemos una racha positiva, habrá que transitar momentos malos. Entonces cuando estás en la buena, tenés que tratar de sumar y escalonarte lo más alto posible. Y cuando tengas ese bajón que todo equipo tiene, no debés caer de lo que es la posición de Reducido.

-¿Qué es lo que más destacas del equipo?

-Estamos en crecimiento. Tenemos muchas cosas buenas pero lo que siempre se destacó es la entrega. Es un equipo que nunca te deja a gamba. Podés ir tranquilo a verlo porque siempre va a dar la cara. A veces puede jugar mejor o peor pero siempre se va a entregar al máximo y eso es importantísimo para nosotros. Hay partidos en los que se puede jugar y uno pone su impronta y otros en los que no se puede y tenés que poner otra cosa. Eso es lo que nos mantiene fuertes a pesar de las vicisitudes que vas atravesando a lo largo de los partidos.

-A corto, mediano a largo plazo, ¿ves al club en primera?

-Yo creo que si. Estudiantes creció, tiene unas instalaciones espectaculares: el predio y el estadio que es hemoso. Me sorprendí cuando llegué lo que es el vestuario, el gimnasio que tiene y lo que que el club le brinda al socio. Es una institución que se esta armando, que está en crecimiento constante, para el día de pegar el zarpazo ser un equipo que se mantenga en primera división. Ojalá sea este plantel el que le dé esa oportunidad pero yo se que tarde o temprano, por la gente que lo maneja y el crecimiento, va a llegar a primera.

Comentarios