Con dos goles de otro partido, River pisó fuerte en La Bombonera y derrotó con justicia a un Boca que presentó un planteo muy pobre y nunca pudo demostrar el nivel que vino ejerciendo en los últimos encuentros.

De entrada, Boca intentó manejar la pelota en la mitad del campo e incluso puso en aprietos a Franco Armani, quien tuvo que lucirse para enviar al córner un furibundo remate de Benedetto.

Sin embargo, en la siguiente jugada River encontró la apertura del marcador. Exequiel Palacios fue a pelear una pelota dividida cerca de la puerta del área grande y, de manera fortuita, le dejó la pelota a Gonzalo Martínez, quien de volea dejó sin posibilidades a Agustín Rossi.

 
 

Con más amor propio que buen juego, Boca fue desesperadamente a buscar el empate. En el inicio del complemento hubo dos jugadas polémicas en las que el árbitro pudo haber cobrado penal.

Sin embargo, el equipo de Guillermo nunca encontró la forma de doblegar la defensa de un River que se mostró firme y seguro en todas sus líneas. Hasta que un cambio de Gallardo sentenció el partido a favor del Millonario. Ignacio Scocco ingresó en lugar de Lucas Pratto y, en la primera pelota que tocó, sacó un remate inatajable para Rossi.

Boca tuvo dos oportunidades para encontrar el descuento. En la primera, un cabezazo de Izquierdoz se estrelló contra el travesaño. Y en la segunda, Armani volvió a lucirse para despejar un testazo de un jugador xeneize.

El preciso instante en el que Gonzalo Martínez remata de volea al arco de Agustín Rossi. (FotoBaires)
El Pity Martínez, de volea, anotó el gol de River. (Pablo Villán)
Scocco celebra el gol que decretó el 2-0 final. (Pablo Villán)
 
 

Comentarios