Silvio Marzolini, como jugador, reunía todas las condiciones para diferenciarse: inteligencia en la marca –sabía apretar al atacante sobre la línea evitando que pudiese hacer la diagonal–, gran decisión para irse al ataque y excelente cabezazo. Siempre ofició como la salida más clara del equipo. Durante nueve años estuvo ligado al seleccionado argentino y vistió 28 veces la casaca nacional. En el mundial de 1966 fue considerado por el periodismo internacional como el mejor número 3 del mundo. En 1975, la revista deportiva “El Gráfico” realizó una encuesta muy representativa donde Marzolini fue distinguido como el mejor lateral izquierdo de la historia de nuestro fútbol.

“Yo nunca me fui de Boca, a mí me echaron. Para que lo tengan presente todos los hinchas. Yo quiero a Boca más que a mi mujer y que a mis hijas. Es un sentimiento muy profundo y especial que siento por esos colores”, supo decir en su momento.

Su fuerte fanatismo por los colores impidió varias transferencias, pese a las interesantes ofertas recibidas de Milán, Lazio, Fiorentina, y Real Madrid. Jugó 366 partidos desde 1960 hasta 1972 y tiene el record de enfrentar a River en 37 oportunidades. Marcó 9 goles y se coronó campeón en 5 oportunidades.

Alcanzó el éxito como jugador y técnico, pero nada le hizo perder la humildad, y esa actitud es el mayor logro que conquistó en su vida. Siempre sostuvo que la soberbia es sinónimo de ignorancia.

Recibió a Crónica en exclusividad, en su casa de la calle Sinclair. Porque debido a su enfermedad no brinda notas. A pesar de que está atravesando un complejo estado de salud, después de haber sufrido un ACV silencioso y luego complicado con una severa neumonía, y que por ese motivo no está brindando notas, recibió a Crónica. 

– ¿Te gusta cómo juega Boca?

–Está mejorando de a poco. Miguel Russo tiene las cosa claras y sabe lo que tiene que hacer, hay que darle tiempo. Me transmite mucha tranquilidad que al frente de este proceso esté Juan Román Riquelme, un fenómeno que sabe mucho de fútbol y conoce las características de los jugadores para cada puesto. Sabe lo que representa jugar en Boca y lo que pretende el hincha mejor que cualquiera. Los partidos los veo por televisión y todavía a Román no lo veo contento.

– ¿Para vos que puesto habría que reforzar?

–Reforzaría el ataque con un 9 de área, del estilo de Martín Palermo. La defensa más escalonada y el mediocampo seguro que Russo tratará de organizarlo. Sólo le falta un delantero que sea goleador por naturaleza y remate al arco de larga y corta distancia; junto a Franco Solano y Carlos Tévez, a los ídolos hay que respetarlos siempre. Pero tiene 36 años y el tiempo es implacable. Yo me retire a las 32 y era defensor.

- ¿Es verdad que después de la derrota en la final de la Libertadores 2018, no fuiste más a la cancha?

–Sí, es verdad. Fue uno de los días más tristes de mi vida. Cuando se quiere a Boca con el alma, hay fracasos que no podés digerir nunca más en la vida.

Por Alfredo Luis Di Salvo

Comentarios

Ver más productos

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Huevos de chocolate caseros para una Pascua en crisis

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Macri lanza su libro de memorias y no se guarda nada

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

Le diagnosticaron leucemia a los 14 y vivió para contarlo

10 libros para regalar el Día de la mujer

10 libros para regalar el Día de la mujer

El detrás de escena de Alberto Fernández

El detrás de escena de Alberto Fernández

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Ver más productos