Jugar en River significa algo totalmente nuevo y dintinto a lo que un futbolista puede haber experimentado antes y, más, si es hincha del club. Esto fue lo que le ocurrió a Braian Romero, quien reveló el impacto que tuvo en su vida el arribo al "Millonario" a mediados del año pasado.


"En el fútbol, decir de qué cuadro sos es medio de fantasma pero por mis hijos no podía esconderme, mi corazón siempre fue de River, respeto mucho a todos los clubes donde jugué pero River me cambió la vida", dijo el delantero surgido de Acassuso y con pasos por Colón, Argentinos Juniors, Independiente y Defensa y Justicia.

"Sabía que me iba a cambiar todo, por eso trato de estar tranquilo y disfrutar de esto que me pasa, pero bueno ya pasó un tiempo pero siempre dije que había ido a la cancha como hincha y ahora me toca estar adentro", valoró.


"Cuando llegué sabía que era por mis goles y por las recuperaciones, pero también me di cuenta que acá no hay figuras y que es todo equipo, por eso estoy agregando otras cosas para poder jugar y rendir", aseguró en cuanto a su juego.

Comentarios