Se divirtió en el Palacio y se acerca arriba. Boca se jugaba una parada brava en Parque Patricios ante un Huracán envalentonado por las tres victorias consecutivas que consiguió en las últimas fechas. Pero el Xeneize se bancó muy bien la parada y pegó en los momentos para vapulear al Globo por 3-0. Así, los de Sebastián Battaglia llegaron a la segunda victoria consecutiva, quedaron terceros detrás de River y Talleres y también a tiro de la zona de clasificación de la Copa Libertadores.

Tremendo partidazo se armó en el primer tiempo, en el que los dos tuvieron situaciones a reventar. El local avisó con dos remates tremendos de Lucas Vera (uno pegó en el travesaño) y también un cabezazo de Lucas Merolla que tapó muy bien Agustín Rossi. Sin embargo, el que pegó fue el Xeneize. Es que si bien había tenido dos chances claras de la mano de Luis Vázquez y Cristian Pavón, la tercera fue la vencida para la visita. Y con un golazo: Agustín Almendra la agarró de media distancia y la mandó a guardar para el 1-0.

Con la apertura del marcador, el encuentro perdió algo de intensidad. Aunque el Globo casi lo empata al instante con un remate muy bien de Matías Cóccaro, en el que otra vez Rossi volvió a decir presente. El complemento pintaba muy bien en el Ducó...

Y ya en el segundo tiempo, Franco Cristaldo quedó mano a mano y se perdió lo que era la igualdad quemera. Los de Battaglia respondieron con un remate que pasó cerca de Molinas. Podía pasar cualquier cosa. Aunque lo que nadie esperaba era que un error defensivo que directamente le costó el partido a Huracán: Ismael Quilez se confió, le dio un paso atrás a Marcos Díaz y no lo vio a Vásquez, que la agarró y definió para poner el segundo.

Si bien el Globo lo intentó en los últimos minutos, todo fue en vano. Y sobre todo porque Boca lo remató directamente con un penal perfectamente ejecutado de Marcos Rojo, tras una tremenda falta a Marcelo Weigandt. El Xeneize se llevó un triunfazo de Parque Patricios, se acomodó en la zona de arriba y quedó a tiro de la zona de Libertadores.

Comentarios