Es un galardón que nadie le va a poder quitar: ser el primero. Porque un 8 de agosto de 2012 y tras derrotar 2-1 en la final a Racing en el estadio Bicentenario de San Juan, Boca se consagraba como el primer campeón de la Copa Argentina y sumaba una estrella más a su exitosa cosecha de títulos. 

En 2012, el Xeneize se había preparado para conseguir un hecho histórico en el fútbol argentino: lograr la Triple Corona, conformada por el Clausura, la Libertadores y la Copa Argentina. Si bien luchó hasta el final en las tres competencias, solamente pudo imponerse en el certamen federal al derrotar a la Academia.

El equipo conducido por Julio César Falcioni se puso en ventaja con el gol del uruguayo Santiago Silva a los 20 minutos: Ustari sacó desde su área, Corvalán no pudo controlar la pelota y le quedó al Pelado, quien convirtió con una gran definición por encima de Saja. Racing salió a buscar el empate, pero no esturo certero a la hora de la definición. 

El Xeneize fue más certero en la final para sumar un nuevo título.

En la segunda parte, el Xeneize volvió a pegar: Clemente Rodríguez se escapó por la izquierda y habilitó a Viatri, quien puso la pelota abajo desde el borde del área grande. Enseguida, Racing logró el descuento, tras un córner y un tiro de Martínez en el poste derecho, la pelota le quedó servida a Viola para que esta la empujara a la red.

Luego, los de Avellaneda tuvieron chances de empatarlo, mientras que Boca tambien pudo haber aumentado el marcador. Sin embargo, el 2-1 fue inamovible y le permitió a los de Falcioni celebrar el título en la primera edición de la Copa Argentina.

Esa noche Boca formó con Oscar Ustari; Franco Sosa, Rolando Schiavi, Matías Caruzzo y Clemente Rodríguez; Pablo Ledesma, Leandro SomozaWalter Erviti; Cristian Chávez; Lucas Viatri y Santiago Silva. La Academia, en cambio, alistó a Sebastián Saja; Matías Martínez, Fernando Ortiz, Matías Cahais y Claudio Corvalán; Diego Villar, Agustín Pelletieri, Mauro Camoranesi Ricardo Centurión; Valentín Viola y José Sand.

El clásico ritual con los jugadores rodeando al trofeo ganado.

Una de las claves principales del Xeneize en la Copa Argentina fue su brillante efectividad en las definiciones por penales. Así fue como superó cuatro de las seis instancias de la competencia: los 32avos. de final (ante Santamarina), los octavos (contra Olimpo), los cuartos (frente a Central) y las semifinales (venció a Deportivo Merlo).

La serie más importante se dio ante el conjunto bahiense, que finalizó 11-10 y se convirtió en la de mayor extensión a lo largo del campeonato. Fue fundamental la tarea del uruguayo Sebastián Sosa, que se erigió como una de las figuras del certamen por sus intervenciones ante los remates desde los doce pasos.

Por Cristian Re

Comentarios

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos