El pase de Mauro Zárate a Boca generó un verdadero escándalo. A tal punto que los dirigentes del xeneize manifestaron la idea de no querer jugar en el Amalfitani en caso de que el sorteo de la Superliga indique que el club de la Ribera deba visitar a Vélez.

Los directivos de Boca creen que el revuelo entorno al delantero continúa y que sería imprudente que se juegue ese partido en Liniers, teniendo en cuenta que Zárate recibió amenazas a su familia.

Hay un rumor que indica que Boca enfrentará a Vélez recién en la última fecha. ¿Será en La Bombonera o en Liniers?

Comentarios