Mientras Boca está exultante por la llegada de Darío Benedetto, el elenco de Sebastián Battaglia sigue con la preparación de cara a un año muy exigente. En ese sentido, el "Xeneize" chocaba con Universidad de Chile con el objetivo de seguir sumando rodaje futbolístico y de paso llegar a la final del Torneo de Verano. Y en La Plata, los pibes de Boca tuvieron una noche para recordar: lluvia de goles y un 3-2 tremendo para que el elenco de La Ribera se clasifique a la instancia decisiva del campeonato veraniego. Battaglia sabe que sus chicos le responden y con creces. El futuro llegó hace rato...

Desde el primer momento, parecía un dominio total del "Xeneize". Amo y señor del trámite, casi abre el marcador con una chance clarísima de Aaron Molinas, que increíblemente se lo erró cuando tenía todo el arco a su disposición, y con un tiro libre muy bien de Ezequiel Zeballos, que alcanzó a tocar muy bien Hernán Galíndez para evitar la caída de su valla.

Sin embargo, poco a poco, la U empezó a emparejar las acciones y a aprovechar la fragilidad defensiva que empezó a mostrar el Xeneize y sobre todo Javier García, que tuvo un par de salidas bastante flojas que hacían precipitar lo que se iba a venir. Porque en una pelota parada, Boca marcó muy mal y apareció solo Cristian Palacios, que con un toque sutil puso el sorpresivo 1-0.

El Xeneize tenía que rearmarse. Aunque no tardó mucho. Porque el elenco chileno se replegó más que en el inicio y dejó venir demasiado al equipo de Battaglia. Y en una pelota parada, Zeballos sacó el guante para que Cristian Medina se eleve en el aire y ponga el empate con un testazo infernal.

Pero, antes de que termine la primera parte, otra vez la jugada de pizarrón se hizo presente para que el conjunto de Santiago Escobar vuelva a ponerse en ventaja: centro impecable de Pablo Aránguiz y aparición en solitario de Ronnie Fernández, que puso el segundo con un cabezazo endiablado.

En el complemento, Boca tenía que reaccionar. Y lo hizo prácticamente al instante. Porque aprovechó una contra y el Changuito Zeballos sacó una definición deluxe para volver a igualar el marcador en La Plata. El partido estaba para cualquiera...

Y el Xeneize fue y fue. Casi la mete Zeballos, con otro remate muy bueno. Medina contó con una nueva chance, pero esta vez la falló. Galíndez parecía tapar todo y haber cerrado el arco chileno. Sin embargo, apareció el goleador. Porque si bien Boca ya tiene a Benedetto, Luis Vázquez demuestra que va a pelear el puesto: con una asistencia perfecta de Molinas, el delantero quedó solo y con un remate tremendo por abajo decretó el 3-2 final en la ciudad de los diagonales. De la mano de los pibes, los de Sebastián Battaglia y compañía ganaron un partidazo en la noche lluviosa. Y lo más importante: demuestran día a día que están para jugar en la Primera con la azul y oro...

Comentarios