De Rosario, el Cali para Carlitos... Es que las rachas están para romperse. Porque Boca buscaba cambiar la cara después de lo que fue el pobre empate con Gimnasia. Pero, sobre todo, quería romper el estigma: no ganó en lo que va del año. Y aunque otra vez mostró una pobre versión ante un limitado Newell's, un cabezazo de Carlos Izquierdoz le dio lo que quería: una victoria 1-0 en un partido para el olvido. Una dedicatoria para el mal momento que pasó Carlos Tevez, pero también para romper el maleficio y sumar por primera por vez de a tres en la zona B.

Un primer tiempo para el olvido. El Xeneize se hizo con el control de la pelota, pero nunca fue profundo. Aunque vale destacar que tuvo las más claras de los primeros 45: un remate desde afuera de Edwin Cardona, que pasó muy cerca del palo izquierdo, y dos intentos de Sebastián Villa, que tapó muy bien el arquero Alan Aguerre. ¿La Lepra? Se paró de contra, aunque abusó de los pelotazos y no tuvo una sola chance clara.

El segundo tiempo ofrecía más de lo mismo. Aunque, en cambio, el conjunto rosarino empezó a aprovechar más las transiciones en velocidad y había tenido una muy claras de la mano de Mauro Formica, que se escapó solo y remató para que aparezca la figura de Esteban Andrada para evitar el gol.

El empate parecía cantado. Sin embargo, en una pelota parada que ganaron muy bien Eduardo Salvio y Mauro Zárate, apareció la cabeza de Carlos Izquierdoz, que le ganó a todos en el área para abrir el marcador. Un desahogo enorme y una dedicatoria del Cali para el mal momento que pasa Carlos Tevez.

El gol fue letal para las aspiraciones de Newell's. Pero sobre todo, le sirvió a Boca para poder romper el maleficio: ganó por primera vez en el año. No dejó una buena imagen, pero se lleva los tres puntos a casa para empezar a acomodarse en la zona B de la Copa de la Liga Profesional.

Comentarios