En Boca comenzaron a mirar de reojo al árbitro Ariel Penel. No sólo por lo que no cobró en la última jugada del partido ante Belgrano, donde el defensor local le sacó la pelota de la cabeza a Wanchope.

Si no que dentro del mismo partido también hubo otra mano de un futbolista cordobés en el borde del área tras un remate de Mauro Zárate que fue detenido por el jugador como si fuera el arquero.

Pero más allá de lo que pasó en este último partido, Penel "insiste" en cometer los mismos errores con las mismas jugadas, como si no pudiera ver bien, a pesar de estar siempre de frente a la jugada.

El 19 de marzo de 2017, una clara mano dentro del área de un jugador de Talleres, al remate de Vergini. El brazo estirado de Juan Komar se vio claro, menos para el árbitro.

Y la última noticia al respecto que trae el archivo denominado "Boca/Penel", fue ante Independiente en abril del año pasado, cuando Nahitan Nández estaba por cabecear al gol y se interpuso el brazo de Verón para evitar que el jugador xeneize convirtiera.

De estos partidos, de estos nueve puntos, el xeneize cosechó apenas uno solo, y fue el que obtuvo en Córdoba. Los dirigentes de Boca miran de reojo...

Comentarios