Era más que un partido por los siguientes motivos: era al día siguiente a la final de la Libertadores, era la primera Bombonera llena, tras el anuncio de Juan Román Riquelme, y era una prueba más, para saber de qué esta hecho este Boca de Gustavo Alfaro.

Y pareció que todo se conjugó como para que el Xeneize disfrutara por primera vez después de mucho tiempo, de un encuentro. Lo disfrutó. Simplemente jugó. El DT puso en cancha a todos los que generan fútbol y si bien por momentos se vieron desinteligencias en el armado de las jugadas, pero Salvio y su categoría, tapó cualquier error ofensivo e hizo figura a Moyano.

Fue un Boca que si bien arrancó ganando con un cabezazo de Wanchope tras un tiro de esquina (la tan mentada pelota parada), se animó a jugar. Por momentos pareció que era una orden explícita: no levantar la pelota, buscar filtrarla, buscar el hueco por donde pueda pasar el balón.


Y así, el equipo de los "centros", terminó gestando un rendimiento que por momentos fue brillante y en otros confuso; aunque lo que hay que rescatar, si es que esto se mantiene en el tiempo, es la intención por jugar mejor.

Un Boca que si hubiera tenido a Fabra y a un lateral de mayor jerarquía que Buffarini, seguramente se hubiera encontrado con otro marcador.

Del otro lado qué decir de este Unión. No tuvo suerte porque arrancó del vestuario perdiendo, pero a pesar de esto, nunca cambió el plan. Mérito de los volantes de Boca que asfixiaron y jugaron; pero deficiencias del conjunto santafesino que mostró una de las peores caras del campeonato. 

Madelón no supo cómo armar ni cómo jugar, es la realidad. Como si el partido a un técnico con experiencia lo haya sobrepasado. Y quedó en claro que las intenciones fueron al fin y al cabo, perder por lo menos posible.

Como dijimos, el gol a los dos minutos no pareció cambiar los planes de nadie. Porque Boca siguió yendo, y porque Unión no varió en sus pretensiones que fue la de cruzar con cuidado la mitad de la cancha. Y así Boca se fue aplaudido por su gente en el entretiempo.

En el inicio del complemento, la historia tuvo capítulos parecidos, pero más vistosos. Boca encontró más espacios y menos convicciones en el rival e hizo gala del buen toque que tienen varios de sus jugadores.

Tanto es así que pareció que cada jugada debía tener una definición especial. Aunque lo único diferente de la tarde, fue el propio Boca.

 

Comentarios

Ver más productos

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

¿Qué regalar el día del padre?

¿Qué regalar el día del padre?

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Sexo ATR y gratis a tu casa en fase 1

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para aprender con los chicos sobre la Revolución de Mayo

Para los fans de Star Wars en su día

Para los fans de Star Wars en su día

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Conocé a fondo a los presidentes argentinos

Ver más productos