El empate con Newell's y el escándalo que se desató por la supesta intoxicación -según la versión oficial- de Sebastián Villa, Edwin Cardona y Carlos Zambarano, llevó a Sebastián Battaglia a reunir a todo el plantel de Boca y expresar toda su furia antes del entrenamiento matutino.

El DT juntó a todos los jugadores en el centro de la cancha auxiliar y se mostró muy molesto por todos los detalles que se filtraron sobre la polémica que involucró a los dos futbolistas colombianos y al defensor peruano. 

Battaglia habló alrededor de media hora y les pidió a sus dirigidos que tiren para el mismo lado y que dejen todo para los partidos que restan de la Liga Profesional y en la final de la Copa Argentina ante Talleres. 

“Yo como jugador ya gané todo. Es el momento de ustedes”, les dijo el entrenador a sus futbolistas a menera de arenga de cara a lo que se viene. 

Comentarios