De alguna manera se le fue la poca ilusión al Boca de Alfaro por intentar alcanzar al líder del campeonato. Pero tal vez lo que más bronca quedó en el seno xeneize fue la de no haber podido ganar.

Sin dudas que el gol de Lisandro López (el primero con la casaca azul y oro), le dio tranquilidad al equipo de Alfaro que no pudo hacer pie, en este primer tiempo, donde la cancha parecía ser una playa de la costa bonaerense. La Superliga tendrá que comenzar a posar sus ojos en el estado de los campos de juego. Pero más allá de esto, Boca la sacó barata porque Belgrano, a pesar de sus limitaciones, le generó dos situaciones claras de gol que supo resolver Andrada.

Por el lado del xeneize, Alfaro buscó con Almendra mantener cierto equilibrio en el medio. Pero Belgrano supo cómo saltear este problema con pelotazos, y buscando que algún mal pique le sea favorable.

Zárate estuvo más participativo, pero un poco alejado del área de Belgrano, mientras  que siguió careciendo de salida por el costado izquierdo, ya que Junior Alonso no tiene el oficio de lateral.

A diferencia del juego que armaba Guillermo, este Boca comenzó a cerrarse. A fabricar con el buen toque algún pasillo por el medio que le dio algunos buenos resultados.

En el segundo tiempo, el que arrancó mejor fue Boca. Se asoció un poco más en el juego, trató de manejar mejor la pelota. En cambio, Belgrano le propuso más un mano a mano, un palo a palo. Y en esa historia Boca desperdició demasiadas jugadas en los pies de Pavón. Y, en casi que una jugada poco trascendente, Lértora puso el empate.

Alfaro puso mano en el equipo. Hizo ingresar a Tevez, a Reynoso, buscó aire fresco, más allá del cambio de Wanchope por Zárate. Pero al técnico el partido no le dio tiempo. Y fue Belgrano el que de tanto empujar, logró el empate que de alguna manera mereció, porque la visita nunca intentó dominar el juego.

Lisandro López marcó su primer gol con la camiseta de Boca. (@BocaJrsOficial)
 

Comentarios