Vale señalar que no fue el mejor partido de Boca. Tal vez haya sido en uno donde más errático se mostró. Habrá que ver si se ve el vaso medio lleno o medio vacío. Y en este dilema, podemos decir que hasta no jugando bien, el equipo de Miguel Russo termina justificando la victoria, como sucedió en el Coloso Marcelo Bielsa.

Que Boca haya puesto "todo", no achicó a Newell´s que salió con un plan bien armado y una actitud envidiable. Y sucedió lo que hace tiempo se decía que "hay que aguantar los primeros 15 minutos". Justamente fue ese el tiempo que el local sometió a un Boca que no podía casi cruzar la mitad de la cancha. Había una falta de presencia en la mitad de la cancha y en la actitud general, que por momentos alarmó durante el primer tiempo.

A pesar de todo, de los problemas de circulación que tuvo el equipo de Russo, en dos minutos Carlos Tevez calentó el ambiente. Un remate y un cabezazo fueron las dos situaciones de gol que tuvo el encuentro. Esto fue tan real, como que el local, no pudo generar ningún revolcón de Andrada.

De todas maneras, Boca necesitó de un error de Newell´s, para interceptar una pelota de contra por parte de Salvio para habilitar a Tevez que definió ante la salida del arquero. El conjunto de Russo se puso uno a cero, pero que quede claro: no lo pudo justificar desde el juego.

En el complemento, mientras Newell´s se hacía de la pelota y la manejaba, Boca cerró líneas. Se hizo un bloque mucho más corto y a pesar del dominio del local, nunca pudo penetrar esa defensa que con poco recorrido pero con mucha noción de la posición, la visita fue arriando el juego hasta que, tras un tiro de esquina, López puso el dos a cero que prácticamente sentenció la victoria xeneize y la derrota de una Lepra que casi nunca pudo llegar con claridad al arco de Andrada.

Así las cosas, Boca se subió a la punta del grupo 4, esperando por Talleres...

Comentarios