Feo por donde se lo mire. Mal jugado, con pocas ideas y mucho sacrificio. La "entrega" como dicen los jugadores fue lo que sobró, y el fútbol poco y nada. Por no decir nada. En esta historia de mezquindades, quien menos tiene (Huracán), sometió por largos minutos a quien tiene más (Boca). Y por eso quedó una especie de rara sensación en el Ducó, porque el local hizo más que la visita, pero no le alcanzó porque no tuvo demasiado peso en el área xeneize.

Dentro de un contexto realmente espantoso, como partido; lo más destacado de los primeros 45 minutos fue el empuje y el protagonismo que Huracán intentó asumir. Por ser local, por ser superior en el juego a Boca, el Globo, con sus limitaciones, intentó llevar el mayor peso de un partido que la visita creyó que iba a sacar provecho jugándolo al contragolpe.

Sin peso Gago, quien seguramente irá mejorando con el correr de los partidos, Boca no tuvo esa "mente" necesaria para saber aprovechar los espacios que dejó Huracán, en sus ganas por abrir el marcador. Pero la impotencia del local se vio evidenciada cuando llegaba a tres cuartos. Y si a esto le sumamos que la visita apenas pudo dar pocas veces tres pases seguidos, entonces el partido se fue hundiendo en la noche de Parque Patricios.

Pavón con la cabeza en Rusia, Villa casi sin juego y Zárate perdido en su función de falso nueve, se esperaba un cambio de actitud en el complemento. Pero no pasó algo muy diferente. A Boca se lo vio más activo pero Huracán, no se quedó atrás en el reinicio del segundo tiempo.

En este tiempo, Boca quiso insinuar un poco más. Buscó ser más rápido a la hora de pasar al ataque, pero rápidamente se rindió ante la presión de Huracán pero, fundamentalmente, a la falta de ideas. Sin individualidades que salven los planteos de Guillermo Barros Schelotto, Boca desnuda su estructura, su esqueleto, que es muy endeble.

Algo mejoró con el ingreso de Wanchope y Cardona. En especial con el colombiano, uno de los pocos que sabe a lo que juega.

Mientras que Huracán, también con pocas ideas, llegó más que nada por empuje y por centros, que en general fueron bien resueltos por Andrada, un guardavallas que asume los riesgos a salir, pero lo bueno es que lo hace con decisión. Atrás de todo esto quedó algo llamado fútbol...

A Gago se le notó la falta de fútbol. (Foto: Nahuel Ventura -Diario Crónica-)
Huracán y Boca protagonizaron un duelo muy trabado. (Foto: Nahuel Ventura -Diario Crónica-)
Zárate no se sintió cómodo como "falso nueve". (Foto: Nahuel Ventura -Diario Crónica-)
Benedetto estuvo en el banco de suplentes pero no ingresó. (Foto: Nahuel Ventura -Diario Crónica-)
En el partido hubo mucha lucha y poco juego con los pies. (Foto: Nahuel Ventura -Diario Crónica-)

El resumen del pobre empate entre Huracán y Boca:

Comentarios

Ver más productos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

Ver más productos