Que César Rigamonti sea figura ante River en el Monumental es entendible. La diferencia de jerarquía entre el Millonario y Belgrano es enorme. Ahora, que el arquero Pirata vuelva a ser el mejor en un partido en el Gigante de Barrio Alberdi contra un flojito Newell´s, no es un dato alentador. Es que el Celeste de Córdoba, al margen de su invicto, no puede resignar unidades en su estadio dada su necesidad de sumar para escapar de la zona roja. 

Es cierto que la jornada no fue desfavorable porque a la larga, la B sigue afuera de los cuatro que hoy están perdiendo la categoría y ahora logró sacarle un puntito más a su inmediato perseguidor, San Martín de San Juan.

Sin embargo, el equipo no entendió que ante su gente debe adoptar el rol protagónico y ésto sucedió en cuentagotas. Dos situaciones en 90 minutos muestran a un equipo poco ambicioso. En cambio Newell´s, que llegó a los tumbos a este partido más allá de la clasificación entre semana a la siguiente fase de Copa Argentina, fue quien más buscó especialmente en el primer tiempo, donde tuvo cuatro clarísimas, chocando en todas con Rigamonti, por lejos lo mejor del equipo de Bernardi en lo que va del campeonato.