Tigre rugió fuerte en el Monumental, sorprendió a River y le ganó por 2 a 1 con goles de Mateo Retegui y Facundo Colidio, dos ex de Boca. El Matador se enfrentará en semifinales a Argentinos, que también dio la nota al eliminar a Estudiantes. 

Si bien en los papeles era un partido más que atractivo por la forma de jugar de ambos equipos, el presente de cada uno era distinto, ya que los dirigidos por Diego Martínez no ganaban hace cuatro partidos. Sin embargo, el arranque de la visita fue extraordinario. 

Tigre salió decidido a ir en búsqueda del arco rival, y en poco tiempo, Mateo Retegui exigió a Franco Armani con un remate desde afuera del área. Y antes de los cinco minutos, llegó la apertura del marcador: Centro desde la derecha de Cristian Zabala a la cabeza de Retegui, quien la peinó y puso la pelota junto a un palo.

A pesar de contar con la posesión de la pelota, River no podía generar peligro, salvo por el sector izquierdo, cuando Milton Casco se ofreció como opción para abrir el ataque del local. De hecho, las oportunidades eran todas de Tigre, que en varias oportunidades agarró mal parado a la defensa, pero no pudo aprovechar. Incluso Colidio tuvo su chance, con un remate desde la mitad de la cancha que atento estuvo Armani para retroceder y tapar el tiro.

La oportunidad más clara que tuvo River fue por medio de Pochettino, quien de zurda quiso definir cruzado, pero la pelota se fue al lado del palo. 

Para el complemento, el Matador decidió proteger su ventaja muy cerca de su arco, lo que le permitió a River tomar más confianza con la pelota. Los dirigidos por Gallardo mejoraron, comenzaron a asociarse más en corto y terminó dando frutos, ya que antes de los 15 minutos, lo empató por medio de un tremendo bombazo de Enzo Fernández desde afuera del área.

Con el empate, se vio lo mejor del conjunto de Núñez en el partido. Por momentos, se lo llevó por delante a su rival, debido a que la pelota pasó más tiempo por los pies de Enzo FernándezNicolás De La Cruz .

La presión a la hora de marcar por parte de River fue, por momentos, asfixiante, y sumado con el enorme gasto físico que hizo la visita en la primera parte, parecía ser letal para la visita. Sin embargo, al Matador le cayó un regalo del cielo, o mejor dicho, de los pies de Paulo Díaz, el central se equivocó en la salida y el que aprovechó fue Colidio, quien se fue mano a mano y anotó el 2-1 para dar la sorpresa de estos cuartos de final.

Ya con el resultado adverso, el Millonario intento por todos los medios lograr el empate, pero siempre le falto el último toque para que la pelota bese la red del arco rival sentenciando de este modo la eliminación del certamen nacional

Comentarios