Argentina es un país de inmigración. En el siglo pasado una masa europea -escapándose de la guerra- llegó con las valijas llenas de ilusiones, mientras que en la actualidad desde tierras vecinas eligen arribar por el apego a nuestras costumbres, religiones o cultura. Y teniendo en cuenta que el fútbol no excede a las cuestiones netamente ligadas a lo social, la Superliga también le abre las puertas a los sudamericanos, siendo Colombia el principal beneficiado en esta tendencia que crece de forma sideral.

Esto se debe a que nueve jugadores nacidos en esas tierras llegaron en el corriente mercado de pases, sumándose a los doce que ya formaban parte del campeonato local. En consecuencia, 21 cafeteros están dispuestos a aportar su jerarquía para potenciar el producto, así como también a lucirse para gozar del "efecto rebote" que los traslade hacia el Viejo Continente.

Hace algunos años, el deportista cafetero generaba simpatía por la destreza con el baile. En cada festejo suelen apelar a su swing para ofrecer alegría en un ambiente donde predomina la histeria. Pero esa perspectiva quedó enterrada desde hace un tiempo, considerando que son capaces de ofrecer otras cosas mucho más redituables. Al poderío físico que los caracterizaba, le sumaron talento y coraje. Por eso desde el sur del continente empezaron a mirar cada vez con mayor frecuencia a los nacidos en Bogotá y sus inmediaciones, con el agregado que la parte económica juega un papel favorable para los clubes de Argentina.

En vísperas a iniciar el receso, algunos dirigentes ya empezaron a insinuar con la dificultad de poder retener a las máximas figuras o sumar gente de renombre, considerando que la inestabilidad del dólar atenta contra los deseos de incorporar. En medio de ese contexto negativo, aparece el fútbol colombiano, cuyos intérpretes resultan económicos para las cifras que se manejan por estos lados, con el agregado que muestran deseos de llegar por la vidriera que significa la Superliga. Así, nueve caras nuevas aparecerán en escena: se trata de Jorman Campuzano, Gustavo Torres, Raúl Loaiza, Mauricio Cuero, Dayro Moreno, Jarlan Barrera, Humberto Osorio, Edwar López y Andrés Cadavid. Estos se suman a los ya conocidos Frank Fabra, Wilmar Barrios, Sebastián Villa, Juan Fernando Quintero, Rafael Santos Borré, Andrés Roa, Mauricio Arboleda, Jefferson Mena, Diego Valoyes, José Luis Sinisterra, Óscar Cabezas y Yeimar Gómez Andrade.

Vale remarcar que Boca se desprendió de Edwin Cardona (actualmente milita en Pachuca) y Sebastián Pérez se fue a préstamo a Barcelona de Ecuador. De todas maneras, la cifra podría aumentar, considerando que River está interesado en Luis Díaz (de Junior), San Lorenzo pretende contar con los servicios de Jeison Lucumí (Atlético Nacional) e Independiente hizo un sondeo por Teófilo Gutiérrez (Junior), quien sigue figurando en carpeta.

Comentarios