River regresó a Buenos Aires después de su paso por Perú con el sabor agridulce de haber obtenido el triunfo por 1-0 ante Alianza Lima, aunque con el costo de la grave lesión de Robert Rojas, quien se retiró en muletas y en un auto particular.

El dolor es muy grande, pero la fuerza de voluntad puede ser aún mayor para conseguir una recuperación más rápida. El defensor paraguayo rompió el silencio tras la fractura de tibia y peroné que sufrió el miércoles por la noche, en la visita de River a Alianza Lima, y se mostró fuerte. Además, agradeció el apoyo que le brinda la gente y contó cómo fue su encuentro post partido con Aldair Rodríguez, el futbolista peruano autor de la tremenda patada que le produjo la grave lesión.

"Cuando estaba más tranquilo, vi el video de la lesión. Hay que estar fuerte, no hay otra", dijo el defensor del Millonario en diálogo con el programa radial de Paraguay Fútbol a lo Grande. Y añadió: "Es la primera vez que me lesiono así de mal".

Apenas dejó el campo de juego de Estadio Nacional de Lima en camilla, Rojas comenzó a sentir el apoyo. Uno de los primeros en darle su mensaje de aliento fue el propio Marcelo Gallardo y minutos más tarde, cuando estaban por subirlo a la ambulancia, varios hinchas de River lo desearon una pronta recuperación.

Estas actitudes no pasaron desapercibidas por el propio futbolista, así como tampoco aquellas que tuvieron aquellos que lo alentaron a través de otros medios. "Agradezco a toda la gente que me apoya en las redes y me escribe a mi celular. Siento el cariño de todos", aseguró.

Mientras tanto, el futbolista de Alianza Lima, que fue expulsado por Wilmar Roldán tras la terrible patada, se acercó hasta el hotel del Millonario horas después del partido, con el objetivo de ofrecerle sus disculpas a Rojas. Lejos de guardar algún tipo de rencor, el paraguayo se las aceptó y así lo confirmó él mismo: "Me pidió disculpas el jugador de Alianza y le dije 'tranquilo, no pasa nada'".

Comentarios