El plantel y cuerpo técnico de Boca llegó al estadio Monumental, sin sufrir inconvenientes, bajó un fuerte operativo policial. Esta es la primera vez que el Xeneize regresa tras los incidentes ocurridos en la final de la última edición de la Copa Libertadores.

El equipo de Gustavo Alfaro arribó a Nuñez para medirse con River, a partir de las 17, por el partido correspondiente a la fecha 5 de la Superliga, tras realizar la concentración en un hotel situado en la localidad bonaerense de Ezeiza.

Desde allí, los jugadores partieron con el aliento de miles de fanáticos que hicieron el aguante desde temprano. Esta vez, el micro que ahora tiene vidrios blindados fue desde la citada localidad hasta la cancha del Millonario rodeado de un operativo de seguridad "reforzado".
 

Comentarios