El guardavallas Franco Armani emitió un comunicado en el que intenta despedirse de los hinchas de Atlético Nacional de Medellín, a la vez que solicita comprensión para integrarse a River, club que pretende contratarlo. 

El arquero santafesino, de 31 años, reclamó el “apoyo” de los simpatizantes de la entidad colombiana para “tomar una decisión que no ha sido fácil”, según explicó el ex jugador de Ferro y Deportivo Merlo, entre otros clubes. 

Ustedes saben que le he expresado a la Junta Directiva del club Atlético Nacional que me permitiera poder realizar un sueño que tuve desde siempre: jugar en un equipo muy importante de mi país”, dijo Armani. “Es un anhelo como cualquier jugador tendría y se me presenta en un momento en el que familiarmente hago falta cerca de los míos”, continuó. 

Sin descartar que hacerlo me podría dar una chance de estar más cerca a los ojos del cuerpo técnico de la Selección de mi país, a tan poco del Mundial de Rusia 2018”, agregó el arquero. “Es por eso que quiero disculparme por una promesa que le hice a la barra, a los incondicionales muchachos de Los del Sur, de que me iba a quedar a vivir en el club”, sostuvo Armani. El arquero manifestó sentir “la necesidad de decir 'hasta luego' y no un 'adiós para siempre'”, expresó. 

Le pido por primera vez a toda la afición que me apoyen para poder cumplir mi sueño, con la promesa mía y la de mi esposa, de que volveremos pronto, habiéndome encargado de que nuestro amado club (Atlético Nacional) reciba la compensación económica que desea y merece”, dijo. 

Armani lleva siete temporadas consecutivas alistándose en la escuadra de Medellín, con la que logró el título de la Copa Libertadores en 2016 y la Recopa Sudamericana en 2017.