Cuando las autoridades españolas se enteraron que desde Argentina iban a viajar barras de Boca y River, redoblaron las medidas de seguridad y comenzaron a aplicar el derecho de admisión al país. El que estrenó esa lista de inadmisibles fue Maximiliano Mazzaro, barra xeneize que intentó entrar a España y que automáticamente fue deportado.

Este viernes, Mazzaro llegó a Ezeiza donde lo esperaron algunos periodistas y el barra aprovechó para intentar aclarar su situación: "Angelici me tiene de hijo hace rato", expresó. Y agregó: "Me iba de vacaciones a pasar Navidad en Barcelona con mi familia, no fui por el partido. Tengo a mi hijo de 3 años en España", añadió.

Luego, en diálogo con radio La Red, Mazzaro aclaró que no fue deportado de España, sino que sólo fue devuelto al país: “No me deportaron, me devolvieron que es otra cosa”, relató. Y concluyó diciendo: “No tengo relación con nadie de la Barra, no vuelvo más a ese ambiente”.