La violencia vuelve a decir presente en el fútbol argentino. Lucas Araujo, vicepresidente de Quilmes, vivió una mañana de suma tensión cuando, al salir de su domicilio, vio que tenía pintadas amenazantes tanto en la puerta de su casa como en su auto, sumado a un mensaje en un papel. "Tengo miedo por mi familia", dijo en exclusiva con Crónica HD el protagonista.

Uno de los carteles que le dejaron a Lucas Araujo en su casa.

"Todo ocurrió en horas de la madrugada y  me doy cuenta a eso de las 7 cuando salgo para trabajar, como todos los días. Veo que hay una pintada con un insulto en el frente de mi casa. Hago unos metros más y veo que el auto tiene golpes y rayones, sumado a que estaba con pintura verde uno de los costados", comenzó el relato Araujo, quien de inmediato enfatizó: "Llamé a la policía, quienes actuaron de inmediato. Tengo miedo por mi familia".

Además le pintaron el frente de la casa insultándolo.

Los efectivos que intervienen en la causa no descartan que se trate de un ataque relacionado con la barra del Cervecero debido a la gran interna que tiene. "Desde que asumimos la gestión, nosotros cortamos todo tipo de negocios. Yo no quiero descartar nada. La policía está investigando todo y lo dejé en sus manos", argumentó.

El auto de Araujo no se salvó de las pintadas.

"Voy a tener reuniones con los distintos organismos de seguridad para ver los pasos a seguir. Quiero vivir tranquilo, sin miedo. Tengo dos hijos y lo que quiero es tener paz", sentenció Araujo.