Lejos de representar una instancia de todo o nada, el partido que jugará Boca con Aldosivi encierra sin embargo múltiples valores referidos a la eliminación de la Copa Argentina, a la Copa Libertadores y al discernimiento del entrenador Gustavo Alfaro.

Podría deducirse que los días que transcurren son los más complejos de abordar por Alfaro, incluso más complejos que los más cercanos a su llegada a Boca, cuando la plena confianza de los dirigentes contrastaba con la desconfianza de la tribuna.

Aquellos, los de los primeros tiempos, venían de la mano del beneficio de inventario de un ciclo que comenzaba al mando de un plantel sin la plena impronta del entrenador rafaelino.

En cambio, el Boca de hoy es de forma inobjetable el más caro y nutrido del fútbol argentino y el único capaz de sostener el siempre pretencioso rango de "dos equipos de Primera".

Y sí, qué duda cabe, el presunto equipo suplente que podría disponer Alfaro sería el titular en el 90 por ciento de los otros competidores de la Superliga.

Pero, ¿y la humillante eliminación a manos de Almagro? Qué desmentido más inquietante y molesto, ¿verdad?

Hasta la medianoche del martes había sobrados motivos para descontar que Alfaro había encontrado un sistema si no ideal más o menos estable, los ejecutores adecuados, solidez en el rendimiento, mentalidad y racha ganadoras.

Para mejor, llegaba el italiano Daniele De Rossi con su promesa de calidad intacta y redoblada apuesta de cuchillo entre los dientes, pero resulta que en La Plata hubo un buen De Rossi y un Boca que se auto destruyó como el cassette de la célebre serie Misión Imposible.

Boca dio por terminado el trámite antes de tiempo, empató, cayó en los penales y esa derrota derivó en la primera vez que de forma más o menos explícita o implícita Alfaro formuló declaraciones ásperas dirigidas hacia sus jugadores.

En ese contexto, el de un tropezón de los feos, con el añadido de que la llegada de Franco Soldano es la pieza faltante de sus peticiones de plantel completo y a 96 horas de una parada de lo más compleja por la Copa Libertadores, en la altura de Quito, es dable convenir que Alfaro está urgido de tomar las cosas donde parecía que estaban bien y por qué no subir un peldaño más.

No se trata de 4-4-2 o 4-2-3-1 o la nomenclatura que fuere: se trata de que Alfaro pueda y sepa refundar la sintonía del Boca que pretende, dar en la tecla de los nombres propios, dotar de herramientas al conjunto y ser correspondido en la cancha propiamente dicha.

Ver más productos

La Iglesia recuerda Nuestra Señora de los Dolores (Angustias)

La Iglesia recuerda Nuestra Señora de los Dolores (Angustias)

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

Francisco inédito: el silencioso camino de fe que lo llevó hasta el Vaticano

#ElChacal, el personaje que te informa.

Cómo surgió #ElChacal, el personaje que te informa y divierte

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Macri se juntó con Alfredo Casero

Macri se juntó con Alfredo Casero

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

"Basta de recetas; amor por el país y por el pueblo"

Ver más productos

Comentarios