La psicología se instaló en el fútbol para quedarse. En el deporte más popular del mundo cada vez hay más especialistas en cuestiones anímicas, que tratan de aportar sus teorías para elevar los rendimientos -individuales y colectivos- de los planteles. Racing necesitó de los expertos en la materia en el momento que quedó eliminado de la Libertadores, la mayor obsesión de la temporada. Y rápidamente pudo reponerse a ese golpe propinado en el Monumental, a tal punto que lidera la Superliga. Justamente en el certamen doméstico debió rendir examen en La Paternal, obteniendo un "muy satisfactorio" al imponerse 2-0 sobre Argentinos, que en ningún momento encontró la fórmula para imponer condiciones en su casa.

Desde el puntapié inicial el conjunto visitante mostró una actitud ambiciosa para doblegar a su oponente. A partir de la solidez defensiva y de la explosión en el mediocampo pudo abastecer -de forma sistemática- a sus atacantes, que fueron una amenaza permanente. Sin ir más lejos, la apertura del marcador llegó a través de Jonathan Cristaldo, quien de a poco va alcanzando el pico máximo de su nivel, que fue en Vélez. El Churry, a los 30 minutos de la etapa inicial, estableció el 1-0 parcial con un cabezazo preciso. 

Cristaldo marcó de cabeza la apertura del marcador (Pablo Villán -diario Crónica).

A partir de ese momento, el conjunto de Avellaneda se aferró al dictamen de Chacho, que no negocia la intensidad. Por eso en ningún momento apeló al instinto de conservación, sino que insistió con la planificación ofensiva que le dio mayores réditos. Así pudo generar situaciones de gol para estirar la ventaja, pero no fue efectivo y se fueron al descanso por la mínima diferencia

Lo liquidó

En el complemento la tendencia fue idéntica. El equipo visitante mostró autoridad en todas sus líneas pero especialmente en el mediocampo, donde Marcelo Díaz fue el patrón y el organizador de cada ataque. En contrapartida, el dueño de casa no ofreció respuesta anímica ni futbolística, considerando que en ningún pasaje del trámite supo inquietar el arco custodiado por Gabriel Arias, quien no pasó sobresaltos y alcanzó su sexto partido consecutivo sin recibir goles. Y para terminar con cualquier posibilidad de decepción, La Academia liquidó el pleito a la media hora de juego de la etapa final, cuando Lisandro López -de penal- sentenció el marcador.

Así remató Lisandro López el penal del 2-0 (Pablo Villán -diario Crónica).

Con esa diferencia, que era irremontable especialmente por la incapacidad del Bicho, Coudet le dio pista a Ricardo Centurión, que entró en los minutos finales para seguir aportando despliegue y desequilibrio en ofensiva. Sin embargo, sobre el epílogo Racing tuvo piedad y sacó el pie del acelerador, haciendo correr los minutos con la pelota dominada. Así, se quedó con tres unidades que eleva la confianza y aumenta la ilusión de volver a dar la vuelta olímpica a nivel local. 

Comentarios

Ver más productos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

Ver más productos