La remodelación del Monumental le trajo un dolor de cabeza a River. Es que la intención de la dirigencia era jugar en el Libertadores de América por Copa y en el River Camp por la Liga Profesional, pero desde la organización le bajaron el pulgar y deberá jugar en otro estadio durante varios meses.

El campo de juego de la cancha de Independiente enamoró a Marcelo Gallardo, quien se encargó de pedirle a la dirigencia que continúen reservando el lugar a pesar de la elevada cotización que le puso la CD del Rojo. Y si bien en un primer momento el Diablo le "prestó" su casa al Millo para que reciba a Banfield (solo pagaron los gastos para abrirlo), este miércoles llegaron a un acuerdo para los compromisos que se avecinan.

¿Cómo será a partir de ahora? Los partidos por Libertadores le seguirá costando a River 60 mil dólares, mientras que los duelos por la Copa de la Liga Profesional le saldrán 30 mil de la moneda estadounidense (cerca de 4.300.000 pesos).

En consecuencia, Independiente saca provecho y prácticamente cancelará la deuda que mantiene con la entidad de Núñez por el traspaso de Alexander Barboza.

Comentarios