Sin teléfono, sin handy, sin nada... sólo con la compañía de algunos allegados y dirigentes. Así vio el partido el entrenador de Boca, Guillermo Barros Schelotto, suspendido por la Conmebol.

El entrenador xeneize había sido sancionado por haber salido tarde en el segundo tiempo en el cotejo que jugó con Palmeiras en La Bombonera.

Daniel Angelici había dicho que apelaron la sanción de la confederación, pero que "es bastante difícil que la resolución llegue antes de la hora del partido".

Y el presidente de Boca tuvo razón. La respuesta de la Conmebol no llegó, ni tarde ni temprano, directamente no llegó.

No va a ser la primera vez que esto le sucedió a Guillermo, ya en otro partido por esta Copa Libertadores ante Libertad de Paraguay. En aquel encuentro de vuelta, el Mellizo debió ver el partido desde un palco del estadio de Palmeiras.

Guillermo conservó la calma, si tomamos en cuenta lo que sucedió en el partido entre Gremio y River y la decisión de Marcelo Gallardo de romper con el "cerco" que le había impuesto la Conmebol y de todas maneras bajó para ingresar al vestuario y hablar con los jugadores.

Finalmente, Gustavo Barros Schelotto fue el encargado de conducir al equipo según su leal entender y saber, ya que no podía comunicarse con su hermano, contradiciendo lo que argumentó Gallardo el pasado martes, cuando dijo que sí se podían comunicar, que la regla había cambiado.

Evidentemente, en un estadio la regla cambió, pero en el otro (donde anoche jugó Boca), no sucedió lo mismo.

Recordemos que las sanciones no son sólo para el entrenador, si no que hay una multa económica tanto para el DT como para la institución. Y si hay reincidencia, las penas se pueden duplicar o triplicar.

Comentarios

Ver más productos

La otra historia del peronismo

La otra historia del peronismo

Cómo hacer guita

Cómo hacer guita

Lo que todo el mundo busca

Lo que todo el mundo busca

¿Qué es sexteame?

¿Qué es sexteame?

Para fanáticos del Fútbol

Para fanáticos del Fútbol

La historia detrás del robo del siglo

La historia detrás del robo del siglo

Eva Duarte: toda la verdad

Eva Duarte: toda la verdad

Aprendé a usar tu inteligencia

Aprendé a usar tu inteligencia

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

La otra cara del peronismo: una historia apasionante

Historia para Chicos

Historia para Chicos

Ver más productos