Es uno de los grandes motivos de orgullo que tienen los hinchas de Huracán. Y tienen por qué. Es que el Palacio Tomás A. Ducó no sólo es la casa de Huracán, sino uno de los estadios más pintorescos y arquitectónicamente ricos de todo el fútbol argentino. Y un 10 de noviembre como hoy, pero de 1949, se inauguraba oficialmente.

El estadio de cemento de Huracán reemplazó a la vieja cancha de madera que se levantaba en un terreno alquilado, que tenía capacidad para 12.000 espectadores. Aquel viejo reducto, que llevaba el nombre de Jorge Newbery en homenaje al pionero de la aviación argentina y también ex presidente de la institución, estaba ubicado cerca de la denominada Quema, un predio de Amancio Alcorta y Zavaleta, donde desde 1873 un trencito llevaba la basura de los barrios de Buenos Aires para su incineración.

La platea Miravé, uno de los sectores más pintorescos del estadio.


Allí, Huracán se consagró campeón en 1924 y 1928, con figuras de la talla de Mario Fortunato, Cesáreo Onzari (el autor del gol olímpico), Juan Saldías, Juan Scursoni (que luego sería periodista deportivo), Carlos Nóbile y Juan Pratto, entre otros. El 22 de noviembre de 1942, el Globo jugó por última vez en ese estadio, que fue desmantelado para iniciar el nuevo proyecto apoyado en un crédito de 700.000 pesos concedido por el Gobierno Nacional.

En 1941 se comenzó la construcción del moderno estadio a cargo de los arquitectos Curutchet, Giraldez y Olivera. Un año después se comenzó con las tribunas que pensaban albergar 116 mil personas, por lo que la prensa tituló al gigante de cemento como el Estadio de América. La obra demoró más de lo pensado y por eso fue necesaria la colaboración de los socios para lo que fuese; desde cemento hasta ladrillos.

La cabecera local, al igual que la que antes ocupaban los visitantes, son imponentes.


El primer partido en la nueva casa fue el 7 de septiembre de 1947 y así el nuevo estadio de Huracán fue el quinto de cemento luego de los de Independiente, Boca, River y Banfield. Empero, la inauguración oficial del predio ubicado en Alcorta y Luna llegó dos años más tarde, ya que fue presentado el 11 de noviembre de 1949 en un partido ante Peñarol de Uruguay.



En cuanto a Tomás Adolfo Ducó, presidente del club en los períodos 1938-1945, 1948 y 1952-1954, fue también interventor de Lotería Nacional y Casinos, presidente de la empresa Costera Criolla y de la Liga Argentina de Básquetbol, y falleció el 31 de enero de 1964. El estadio lleva su nombre desde el 23 de septiembre de 1967 y pese al paso del tiempo se conserva impecable y está considerado como uno de los mejores del país.
En su exterior, el estadio del Globo también se muestra imponente.

Comentarios

Ver más productos

Mock up libros para nota

Mamás únicas, regalos únicos

Colección Agatha Christie de Planeta de libros

Agatha Christie, la autora más leída después de la Biblia y Shakespeare

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo hacer ayuno intermitente de manera saludable

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Cómo ser padres en el Siglo XXI

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Historias de mujeres que cambiaron el mundo contadas para niñas rebeldes

Ver más productos