El Turco Omar Andrés Asad, es considerado uno de los máximos ídolos de Vélez, jugando únicamente con esa camiseta durante toda su carrera. Ha conseguido con el Fortín cuatro títulos nacionales y cinco copas internacionales: Libertadores e Intercontinental en 1994, Interamericana y Supercopa Sudamericana en 1996 y Recopa Sudamericana 1997. Anotó en total en 145 partidos 31 goles. Pero marcó dos que lo convirtieron en leyenda. El primero frente a San Pablo, en el partido de ida de la final de la Copa Libertadores ’94 que terminó 1 a 0 y después se consagraría campeón por penales en el mítico estadio Morumbí.

El segundo, que comentaremos, lo concretó en la final de la Intercontinental ’94 en el 2 a 0 contra el poderoso Milan de Italia, plagado de estrellas. “Bianchi planteó el encuentro de manera impresionante. Se detuvo en cada detalle. A mí me dijo: ‘En la primera jugada que enfrentes a Baresi ponéte adelante pegale un culazo y tíralo a la mierda. Salió todo redondo como la pelota. Mis compañeros me chicaneaban: ‘Baresi no te va a dejar tocar la pelota y finalmente vas a arrugar…’ A los tres minutos le pegué un pechazo y lo tiré cerca de los carteles”.

Aquel 1º de diciembre del ’94 en Tokio, el Turco estuvo iluminado. Fue un enfrentamiento histórico, un plantel cargado de gloria, dinero y con chapa de favorito contra un equipo argentino modesto y hambriento por ser los mejores del continente. Tanto los medios de prensa como los jugadores subestimaban a Vélez con las declaraciones realizadas. “La soberbia llegó hasta el campo de juego, donde se reían y se burlaban cuando hacían un pase, en el primer cuarto de hora. Pero está comprobado que si un plantel se mantiene unido y los once tiran para el mismo lado, a cualquier equipo del mundo se le hace mucho más difícil ejercer el dominio”, expresó José Chilavert.

Poco a poco el conjunto de Bianchi se fue acomodando y a jugar sin complejos, así finalizó la primera etapa. En el segundo tiempo comenzaron los festejos. En los primeros minutos, fuerte falta al Turu Flores dentro del área y Roberto Trotta convierte el penal en gol. A los 15 minutos el Turco Asad intercepta una pelota de un pase fallido de Costacurta al arquero Rossi y 2 a 0. De ahí hasta el final Vélez no sufrió sobresaltos. Una jornada eufórica e inolvidable para todo Liniers y un orgullo para todos los argentinos.

Alfredo Luis Di Salvo

Comentarios

Ver más productos

El día que Boca se apoderó del mundo

El día que Boca se apoderó del mundo

Diego Armando Maradona y el último mundial

Diego Armando Maradona y el último mundial

Cuentos de buenas noches

Cuentos de buenas noches

Astrología: claves para conocer tu futuro

Astrología: claves para conocer tu futuro

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Ver más productos